miércoles, 24 de junio de 2015

El Castillo de Varo

¡Hola a todos! ¿Qué tal la semana?

En esta oportunidad traigo la primer entrada de lo que será próximamente una nueva sección: Historias de Castillos. 

Todos sabemos que estas hermosas construcciones aparecen en muchas narraciones y tradiciones orales, desde cuentos de Disney hasta leyendas urbanas. Son también parte de cuantiosos relatos y el símbolo de un mundo paralelo, ajeno a la vida cotidiana; son realidad y fantasía y nos transportan a otro lugar, transformándonos en héroes y heroínas que luchan por sus ideales y sus sueños. Son, en fin, no sólo escenario sino también una historia en sí misma.
  

El primer castillo es “Ícono”, realizado en 1945 por María de los Remedios Varo y Uranga en homenaje al maestro místico, escritor y compositor armenio, George Ivanovitch Gurdjieff, respondiendo a un pedido de sus seguidores en Sudamérica.


Esta foto fue tomada en el MALBA, en Buenos Aires, y me hizo pensar 
automáticamente en un castillo por la torre que retrata, 
típica de los castillos custodiados por dragones.

En Ícono, se representa el Cuarto Camino, doctrina metafísica, cosmológica y filosófica planteada por Gurdjieff, que exhorta al descubrimiento y liberación interna; al despertar de la realidad.

Surrealismo Hispano-Mexicano
En otro post aclaré que me gustaba el Surrealismo, estilo al que pertenece esta autora, de cuya obra me enamoré aún más mientras hacía esta entrada. María de los Remedios Alicia Rodriga Varo y Uranga nació en la provincia de Gerona, España en 1908, siendo hija del ingeniero hidráulico español, Rodrigo Varo, y la argentina Ignacia Uranga y Bergareche. En 1924, su padre la inscribió en la Academia de San Fernando, en Madrid, para estudiar arte. En 1941, luego de haber emigrado a París por la Guerra Civil española, escapó de una Francia ocupada por los nazis y llegó a México, donde finalmente murió en 1963. Recibió influencia surrealista y amistad de otros artistas como LeonoraCarrington y escritos metafísicos como los del ya mencionado Gurdjieff.

Remedios Varo era, además de pintora, una asidua lectora de composiciones metafísicas, plasmando esta misma influencia en varias de sus obras. Aquí les dejo algunas. 


Alegoría del Invierno

Música Solar
Paisaje Vegetal


Papilla Estelar

Paraíso de los Gatos

Tránsito en Espiral

¿Y ustedes? ¿La conocían? ¿Les gusta el Surrealismo?

Espero sus comentarios y...

¡Muchas gracias por leer! :)

miércoles, 17 de junio de 2015

Cuatro Oportunidades

¡Hola de nuevo! ¿Cómo andan?
En esta oportunidad traigo algo diferente. Quizás me podrán decir “estás desactualizada”, “eso ya pasó de moda” o incluso “ya leí mil veces sobre ello”, pero a pesar de haber llegado tarde, quería hablar de la impresión que me causó.

Cuando era furor corría el año 2008 y recuerdo que mientras estaba en la universidad, mis amigos me decían “dale, leelo que te va a gustar, yo no puedo parar”, y yo respondía “no, no me gusta, me da miedo” (sí, miedo. Inentendible una vez que lo leí).

Sin embargo, a pesar de mis prejuicios, decidí armarme de valor y darle una oportunidad hace poco. Busqué en Goodreads las opiniones y decidí entonces pedirle el primer libro a una amiga. Pasó lo que esperaba hace tiempo; me dio lo que buscaba: un libro que me mantuviera repitiendo “un último capítulo y me duermo”, sabiendo que eso nunca sucedería.

En fin, terminé el primero en una semana; me compré el segundo y lo devoré en menos tiempo. Mi madre de hecho me acusó: “sos una bestia leyendo” (así me quiere) y lo mismo ocurrió luego con el tercero y el cuarto. Además, a medida que terminaba cada uno, esa misma noche veía la película correspondiente (la última la vi esta madrugada).

Como punto a favor, pienso que fue genial embeberme en esta historia ahora porque no tuve que soportar esa ansiedad que vivieron quienes lo leyeron cuando estuvo de moda, y no aguantaban para que saliera la próxima edición o se hiciera la siguiente versión cinematográfica.

Imagen de www.construction21.org

Del libro a la película
Generalmente, las adaptaciones de un libro a su película son malas y eliminan partes que uno creía esenciales, y sale entonces de las salas de cine decepcionado porque esperó tanto para ver esa historia en la pantalla imaginando cada escena, que cuando finalmente llega el momento, comprende que no es para nada como lo había supuesto y que la propia imaginación había sido mejor.

Sin embargo, con esta saga amé las películas tanto como los libros. Sí, debo reconocer que en sus páginas la historia se narraba de una manera más romántica. O quizás por estar leyéndolo, uno acomodaba esa situación a su propia mente y corazón. Pero en general, las películas adaptaron la historia bastante bien, e incluso hubo un plus.

¿Nunca vieron un filme donde se cambiaba el final de la historia original? A mí me pasó una vez y pensé que en esta oportunidad ocurriría lo mismo. Esto generó que a pesar que había leído ya los libros, caí cuando jugaron con el elemento sorpresa y me encontré con la sábana en la boca casi gritando desesperadamente “esto no debe ser cierto; por favor que no lo sea” (así de demente estoy :) ).

¿Todavía no saben de cuál hablo? Recomiendo la Saga Twilight –o Crepúsculo-, de Stephenie Meyer un 99.99%.

Crepúsculo; Luna Nueva; Eclipse; Amanecer

Eso es todo por ahora. ¿Te gustó la saga tanto como a mí? En especial amé a Carlisle.


¡Ah! Y sí, por cierto. Aquello que tanto miedo me daba, por lo cual no quería leerlo, eran los vampiros. Brrrr.

miércoles, 10 de junio de 2015

Los Sueños de Bécquer

¡Buenas, buenas! ¿Cómo andan? Aquí les traigo otra entrada, que en un futuro será parte de otra sección, para seguir con esta locura de expresar mis sentimientos, pensamientos e ideas más profundas.

En esta oportunidad elegí a mi autor español favorito, Gustavo Adolfo Bécquer, con un poema de su libro “Rimas y Leyendas”. Van a observar que no tiene un título, ya que este autor no coloca más que un número romano como encabezado.

El poema es el siguiente:

Si bien me gustan absolutamente todos los poemas en ese libro, elegí este en particular porque además de encantarme desde la primera vez que lo leí, habla de las almas y de los sueños.

La psicología dice que los sueños son manifestaciones del inconsciente; sin embargo, me gusta más esta visión romántica de fantasía. Prefiero creer a veces que mi alma sale a jugar con otras; a encontrarse quizás con su alma gemela porque en el mundo real no puede hacerlo; o simplemente salir de fiesta sola, sin invitarme, cruzándose en el medio con caras que nunca vi, y enamorándose también de rostros totalmente desconocidos.

Así sucedió por ejemplo hace dos o tres noches, que estaba soñando con algo no muy agradable, hasta que apareció alguien que cambió la perspectiva de ese sueño. No sé quién era, pero estaba totalmente perdida por ese otro ser. De esta manera, le dio un final feliz a la noche justo antes de despertar.


Gustavo Adolfo Bécquer, un autor romántico.
Gustavo Adolfo Bécquer.
Gentileza librar.net
A este autor español nacido en 1836 en Sevilla, y fallecido en 1870, lo conocí a partir de este libro que llegó a mí si no recuerdo mal en 2001, y que había pertenecido a mi mamá.

En aquel momento leí sus poemas por iniciativa propia; pero fue en el año 2005 que realmente lo estudié en el colegio, analizando el Romanticismo presente en su obra, principalmente en las leyendas. Por cierto, El Monte de las Ánimas es una de mis preferidas aunque también me asusta bastante.

El Romanticismo, por su parte, es una de las épocas artísticas que más me atraen porque rompe con la estructura intelectual del Neoclasicismo para dar importancia y prominencia a la imaginación, las fantasías, los héroes y lo sobrenatural. Por ello también me agrada el Surrealismo.


Preeeeeeguntas :)

¿Qué época artística te gusta más?

¿Te gusta soñar? ¿Con los ojos abiertos o cerrados?